Síndrome del viajero eterno o choque cultural

En general, no nos paramos a pensar sobre la sensación de tener un “hogar”. No hablo de un espacio físico como es una casa o un piso, sino de la ciudad en la que vivimos. El lugar donde al volver de vacaciones, aunque haya sido por poco tiempo, sentimos una sensación de familiaridad, seguridad y calma.

Es importante para el desarrollo de la identidad personal tener un hogar, un lugar del que sentir que se forma parte.  Pero a veces por circunstancias de la vida, hay que marcharse de ese lugar y empezar una nueva vida en otro, entonces ¿Qué pasa con nuestro hogar? ¿Sigue siendo el mismo?

En estos casos suele aparecer lo que se llama, Síndrome del viajero eterno. En psicología, también es conocido como Choque cultural.

corbis-42-23790188

Es el impacto psicológico que tiene una persona cuando regresa a su país o ciudad de origen, después de haber vivido en un lugar distinto durante un periodo largo de tiempo. Deben enfrentarse a una readaptación, ya que la sensación que tienen es que no son de ninguna parte, no se sienten parte del lugar actual, pero al volver tampoco sienten que éste es su hogar, perciben que es distinto a lo que recordaban y ya no se sienten identificados con el. Deben aprender nuevos procesos, ya que muchas de las reglas sociales y de comportamiento han cambiado en su ausencia.

Todo esto provoca una tensión emocional y mental, que les provoca miedo, ansiedad, nostalgia…e incluso puede traducirse en sintomatología física, como dolores de cabeza, insomnio, aburrimiento, apatía, agresividad, pérdida de apetito o bien al contrario, comer, beber o limpiar compulsivamente, ataques de llanto injustificados…

Lo curioso, es que se mezclan las ganas de volver al país de origen, por la sensación que se tiene de perder a la familia, los amigos, etc pero al llegar se siente nostalgia y ganas de volver al país actual. Es como ser de ninguna parte. Toda esta tensión psicológica puede producir afectación en la identidad personal  y en la autoestima.

Pero ¿cuáles son las causas? Conozcámoslas:

– En todas las culturas y países, existen una serie de claves culturales y pautas conocidas de forma inconsciente que nos dan sensación de pertenencia. La separación de estas, y el aprendizaje de las nuevas, hace que al volver al país de origen sientas algo parecido a lo que sentiste cuando llegaste al nuevo lugar, porque esas pautas ya no son las tuyas.

 – La ambigüedad de lo nuevo. Cuando llegamos a un nuevo lugar todo nos parece extraño, pero poco a poco vamos adaptándonos, hasta tal punto, que cuando volvemos al lugar de origen es ese el que nos parece raro y nuevo.

 – Al llegar a un nuevo lugar, nos empezamos a cuestionar valores de nuestra cultura o país que antes nos parecían del todo adecuados y normales, debido a las diferencias culturales. Este cuestionamiento al volver al país de origen, se agravan al comprobar de primera mano esas diferencias.

Pero no os preocupes viajeros, que esta sensación no dura eternamente. Veamos las fases del Choque Cultural:

La luna de miel o euforia inicial: Durante los dos primeros meses aproximadamente, todo es novedad, la ciudad, los olores, la comida, las personas…casi no tienes tiempo de pensar en nada más, son como unas vacaciones.

El rechazo o irritabilidad y hostilidad: la luna de miel ya ha finalizado. Lo nuevo ya no te llama la atención y empiezas a encontrarte con problemas que no tenías antes. Empiezas a comparar aquellas cosas que aquí te suponen un problema y en tu ciudad de origen ni lo tenías que pensar. La comida no está tan buena, la gente es más fría, me cuesta hacer amigos…

La regresión: empiezas a echar de menos tu ciudad y te planteas constantemente que estás haciendo allí, porque tomaste esa decisión y que estás haciendo en un país como ese que ni siquiera es tan bueno como tú pensabas. Empiezas a idealizar tu ciudad, a recordarla como perfecta.

La negociación o ajuste gradual: la sensación de la regresión empieza a disminuir y empiezas a recordar porque decidiste irte y con qué objetivo. Dejas de verlo todo de color tan negro y empiezas a aceptar las cosas como son: de acuerdo, la gente es fría, la comida no es tan bueno…pero es lo que hay. Te esfuerzas por aceptar esa nueva cultura en la que estas inmerso.

La recuperación o adaptación o biculturalidad: ya estas casi adaptado al nuevo lugar y a su forma de vida. Ya conoces lo que te gusta y lo que no, así que disfrutas de lo que te gusta y evitas lo que no. Cada lugar es diferente, y esa nunca será como tu ciudad de origen, pero no hay que comparar. Te limitas a vivir.

Y aquí viajeros es cuando aparece esa sensación…

El choque cultural reverso: Vuelves a tu país y las cosas no son lo que eran. Lo habías idealizado tanto, que solo recordabas las cosas buenas. Tu país sigue igual, pero tú tienes la sensación de haber cambiado. Ya no te sientes tan cómodo en lo que era tu “casa” y ahora lo que idealizas es el nuevo lugar. Tienes ganas de volver allí. Sientes que no eres ni de aquí ni de allí, de ninguna parte.

ChoqueCultural-570x371 (1)

Pero no os preocupéis, como he dicho esta sensación no dura para siempre. Veamos ahora algunas formas de minimizar o llevar mejor el choque cultural:

– Intentar conocer al máximo ese nuevo lugar. Contra más información tengamos, más sensación de pertenencia tendremos.

– Buscar conscientemente razones lógicas para lo que nos parece extraño, confuso o amenazante, tanto en la nueva cultura como al volver al país de origen.

– No despreciar la nueva cultura o sus actitudes. Eso hace que idealicemos aún más nuestra cultura y vayamos olvidando sus cosas malas. Cada lugar es diferente y tiene cosas positivas y negativas.

– Esperar y buscar una experiencia positiva de cada situación. Aunque es difícil debemos limitarnos a vivir la experiencia y a sacar el máximo provecho de ella.

– Ser consciente de que estás viviendo un cambio emocional y físico. Y que al volver al lugar de origen te sucederá eso. El darle consciencia y que no sea una sorpresa minimiza los efectos.

– Canaliza esa sensación de forma positiva. En lugar de llorar, vete a comer con tus amigos/as a una terraza al sol y ríete durante horas, vete de compras o a pasear, disfruta de tu ciudad de origen y reencuéntrate con ella.

Finalmente recordar, que esa sensación no durará para siempre, o bien os volveréis a sentir de vuestra ciudad de origen si os quedáis, o bien vuestra identidad de pertenencia viajará con vosotros al nuevo lugar.

Anuncios
Etiquetado ,

32 pensamientos en “Síndrome del viajero eterno o choque cultural

  1. Rosa Amado dice:

    Interesante, práctico y positivo. Intentaré recordar estos detalles si me veo en esta situación algún día. ¡Muchas gracias!

  2. diaeconomina dice:

    Me ha gustado!GRACIAS! 🙂

  3. Roberth dice:

    Pronto viajaré a estudiar a otro continente, y eso es lo que más temo es dejar a mi familia, pero me emociona mucho llegar a un ligar completamente nuevo. Creo que estoy en los altos y bajos antes de la partida jajajajaja.

  4. Fernando dice:

    Muy cierto despues de 8 años fuera de casa y de vivir en dos diferentes paises, no se puede resumir mejor con la gráfica.

  5. Manu dice:

    Me ha gustado mucho el artículo y me he sentido muy identificado. El genial Gabriel García Márquez, definió un caso extremo de este sentimiento, de manera magistral en su libro Cien años de soledad, con la siguiente frase: “Aturdido por dos nostalgias enfrentadas como dos espejos, perdió su maravilloso sentido de la irrealidad” En ella describe a Ramón Vinyes, y los sentimientos encontrados que este experimenta al regresar a España.

  6. Laura dice:

    He vivido la experiencia y es exactamente lo que me pasó… Pase por todas las etapas… Muy buen artículo !

  7. Silvia dice:

    Estoy totalmente de “ACUERDO” por eso sigo pensando que si conoces menos posiblemente no te cuestiones tanto .pero tambien esta el hecho de que conocer o viajar no a “TODOS” los hace sentir distintos .Algunos lo hacen para decir que conocieron “QUEª Ahi esta el interogante.solamente viajaron ªNo conocieronª….

  8. Nerea dice:

    Después de tres años sigo sin hacerme a vivir en el pueblo en el que estoy, demasiada soledad y pocas cosas para entretenerme y cuando voy a la ciudad donde nací también me siento un poco extraña.Comprendo esa sensación de sentir que no perteneces a ninguna parte.
    No se si idealizare o no mi ciudad natal pero desde luego daría lo que fuera por poder vender esta casa y volver.

  9. Angela dice:

    Estoy pasando justo por esta situación. Tengo 11 meses de haber regresado a mi país natal y no me siento contenta. Deseo la mayor parte del tiempo tener todo cuanto tenía en el otro lugar. ¿Qué puedo hacer? ¿Cuánto tardará? Hago todo lo que dice entre los consejos pero son 11 meses y sigo con la idea de marcharme otra vez.

    • Angelica dice:

      Te has logrado adapatar? Yo no lo logre y volvi a dejar mi pais de origen, pero ahora por cuestiones de trabajo me he vuelvo a mover de pais y no logro adaptarme a este tercer pais… es un pueblo pequeno y no tengo muchos amigos… me esta resultando complicado. Tengo muchas ganas de volver al pais del que me acogio y del me siento parte… aunque a veces me pregunto ahi tampoco tengo familia, pero quiza me este pasando lo que menciona en el articulo solo recuerdo las cosas buenas etc. Me siento dividida y me preocupa no adaptarme. aqui tengo trabajo pero no termino de adaptarme y ya llevo 11 meses.

  10. mercedes dice:

    Hola, estoy haciendo un trabajo de fin de carrera sobre el tema. Podria tener un correo privado para comunicarme y poder realizar una entrevista o algo más profundo…gracias!

  11. Nos sentimos totalmente identificados con este cuadro psicológico, tanto que hicimos un corto el año rodado en Asia que habla de ello. Su acceso es libre, os dejamos el link por si le queréis echar un vistazo http://algoquerecordar.com/posts-destacados-el-sindrome-del-eterno-viajero/

  12. santor86 dice:

    Soy de Colombia pero vivo en Francia hace 4 años y regresare a Colombia para hacer mi práctica de 4 meses y tengo miedo de sentirme fuera de lugar y que ya no sea como antes… tengo miedo de comparar todo lo de alla con lo que tengo acá y que la gente no lo vea por el lado bueno. Voy a poner tus consejos en práctica e intentaré reconocer mi ciudad de orígen y familiarizarme con lo que hay de nuevo!

  13. Yo modificaría la gráfica al final, pondría la meseta un poco más alta que al principio. Convivir con otra cultura debería sumar a largo plazo bienestar emocional.
    Muy interesante el artículo. Muy bueno. Enhorabuena.


    Miguel García
    a.miguelgarciacorral@gmail.com
    http://egoexcentricos.blogspot.com

  14. Fernanda dice:

    Cuando tenía 6 años me fui a vivir a Bolivia por 12 años y regrese a mi país natal, Chile, hace 7 años. Cuando llegué a Chile no era como yo recordaba de tan pequeña y como mis papás lo describían, ahora no vemos a otros familiares porque después de 12 años se perdió la relación. Hace 2 años fui de vacaciones a Bolivia a ver a mis amigos y realmente es todo distinto, nuevas palabras aparecieron y todos hacían cosas diferentes. Aún siento que no estoy en casa, a veces es muy triste. Y tengo muchas ganas de irme a vivir a Bolivia de nuevo. Espero, si voy a vivir allá, sentirme en casa 🙂

  15. Alba J dice:

    Me identifico totalmente con el artículo, apenas hace 2 meses que dejé Madrid, y siento mucha nostalgia. Allí me sentí feliz. Pero una madre mayor y un trabajo muy bien remunerado en mi país de origen (Uruguay) motivaron mi vuelta. Pero el duelo está ahí y no se quiero ir, un carazón partío.

  16. elena dice:

    me gustaría consolarme con tu comentario, pero en mi caso no ocurre eso. Desde hace 10 años, que me fui a estudiar, no he conseguido estar mas de 6 meses en un mismo lugar. mi vida entera se adapta a ese deseo de busqueda. inconscientemente me las he apañado para trabajar de tal manera que si quisiera , cada semana cambiaria de lugar…llego errando por varios paises sin conseguir nada en claro, solo busco y no tengo claro el qué. a veces me pregunto si realmente esa es mi naturaleza , o me sólo me he “adaptado” a la inercia de ser nomada…en todo caso, siento que siempre seré una “abandonadora” de lugares, personas y culturas,no me queda otra opcion que seguir buscando mi sitio…

    • CA dice:

      Interesante como describes lo que te pasa. Yo me siento igual, y a veces pienso si se deberá como una especia de huida hacia delante por no querer enfrentar ciertos hechos que no me gustan o evitarlos.

  17. Mónica dice:

    Es horrible sentir que no se es ni de aquí ni de allá, siempre pensando en volver a mi hogar (país de origen) y cuando he vuelto siento que he dejado mi hogar (país al que fui). Cuánto puede durar esto?. Alba dice en el comentario anterior que “el duelo está ahí” y es duro sentir eso, esa sensación de no pertenencia, de no encontrar tu lugar, de ser la pieza del puzzle que no encaja en ninguno de los dos sitios, de extrañar un lugar y el otro a la vez, de sentir que ya no puedes echar raíces en ningún lugar porque tienes el corazón dividido, desear volver al lugar del que te quisiste ir y cuando estás allí, querer volver al lugar del que te marchaste. Es bueno saber que hay gente que pasa por lo mismo y que esto es normal.

  18. Lori dice:

    Mejor descrito imposible, hace 4 años me fui de mi país de origen para comenzar una vida de nuevas oportunidades, tengo todo este tiempo viviendo en Bogotá Colombia, en un inicio todo era maravilloso pero a medida que pasaba el tiempo me di cuenta que no logró adaptarme voy de vacaciones a mi ciudad de origen y en un principio me gusta pero al cabo de unos días ya me quiero regresar a mi actual hogar,es algo muy confuso,quisiera estar un poco más clara esta situación me causa un poco de estrés, al leer este artículo me hizo entender que debo profundizar un poco más del tema, excelente información.

  19. gby dice:

    Muchas gracias por la información. Actualmente vivo en España, y cuando llegué acá lo pasé mal, aunque al final terminé adaptándome. Ahora estoy a punto de volver a mi país de origen e igualmente lo estoy pasando fatal. Me alivia saber que no soy la única que sufre este síndrome y que es cuestión de tiempo para re-adaptarse 🙂

  20. Rocío dice:

    Uff no se cómo empezar……..yo ahora estoy pasando el estado de volver a mi ciudad natal. He estado fuera mucho tiempo, llegué a conseguir todas mis metas….pero sentí que era hora de volver y ahora estoy en un sin vivir….He leido este artículo y al menos se que me pasa ahora y porqué me siento así. Llevo varios meses en mi ciudad, Sevilla y mira que estando fuera la idealizaba y echaba de menos, pues ahora estoy totalmente perdida. Tengo mucha angustia, no me acabo de adaptar. Un día siento añoranza por el país donde estuve viviendo, otras veces ganas de llorar, todo me parece aburrido, sin ilusión….sin ganas de hacer cosas, insomnio…. ojalá que se me pasé pronto porque realmente me siento super descolocada. Gracias por el artículo. Me ha servido de gran ayuda.

  21. montsepia dice:

    muy cierto todo lo que dices. me parecio muy interesante el articulo https://montsepia.wordpress.com/

  22. omar dice:

    Me pasa igual después de vivir 12Años tan adaptado y feliz en VAlencia, ya casi 2 años sigo sin reencontrar mi adaptación en mi ciudad, pero mi vuelta aunque de vacaciones creó me conformará. Excelente artículo enseña como sobrellevar esta situación.

  23. matgor86 dice:

    Muy buen análisis. Me parece que lleva mucha razón. Saludos.

  24. […] El síndrome del viajero eterno y el choque cultural por fases, diagrama y hasta consejos para mirarlo por el lado optimista si estás en fase depresión a la vuelta. Genial. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s