El Síndrome de Burnout

¿Te levantas cansado y solo de pensar que te queda todo el día por delante te sientes aún más cansado? ¿Tu trabajo te hace sentir emocionalmente agotado? ¿Sientes que en tu trabajo estás al límite de tus posibilidades? Si las respuestas han sido si, probablemente padeces el Síndrome de Burnout.

El Síndrome de Burnout, de desgaste profesional o de “estar quemado”, es una respuesta al estrés crónico o agotamiento hacia nuestro trabajo. La diferencia entre el estrés laboral habitual y este síndrome, es que generalmente, somos conscientes del estrés laboral cuando lo padecemos, mientras que el grado de consciencia de este síndrome es muy escaso, incluso se acostumbran a negar algunos de sus síntomas.

Este síndrome fue definido en 1974 por el psiquiatra Freudenberger, así que podríamos decir que es un concepto reciente. Desde que fue definido, ha sido objeto de numerosos estudios, sobretodo en el ámbito de la psicología.

burn

El Síndrome de Burnout se caracteriza básicamente por:

  • Agotamiento emocional: la persona siente que no puede dar más de sí, se siente abatida, irritada, ansiosa…
  • Despersonalización: indiferencia y actitudes distantes ante los objetivos y utilidad del trabajo que se desempeña. La persona no tiene una implicación personal positiva en el proceso. Esta actitud se manifiesta hacia el trabajo pero también hacia las personas con y para quién se trabaja.
  • Baja realización personal: la persona siente que las posibilidades de crecimiento en ese lugar de trabajo son nulas, por lo que tiene sensación de frustración y fracaso.

Se ha demostrado que variables como la edad, el tipo de profesión, los medios tecnológicos, el clima laboral, los contenidos del puesto o las características de personalidad, son variables antecedentes a este síntoma, pero a las que se ha dado más relevancia es a la edad y al género.

En cuanto a la edad, existe un periodo crítico que es el de los primeros años de la carrera profesional, la incorporación al mundo laboral. Esto es debido, a que durante esta etapa se da el paso de las expectativas que te habías marcado de lo que sería el mundo laboral, a la realidad. Es el momento en el que se aprende que las recompensas profesionales y económicas no son las que esperabas.

Y en cuanto al género, se ha demostrado que las mujeres son más vulnerables a este estado que los hombres. Esto es debido a que todavía hoy, las mujeres tienen más tendencia asumir una doble carga, aquella relacionada con el mundo profesional y aquella más relacionada con la vida cotidiana (cuidar de la casa, hijos, etc).

También se ha demostrado que las profesiones más afectadas (pero no las únicas) por este síndrome, son aquellas en las que se mantiene una relación constante, directa e intensa con otras personas (profesores, trabajadores sociales, psicólogos, profesionales sanitarios, etc).

Pero, ¿Cuáles son los síntomas?

En cuanto a los síntomas emocionales, algunos de ellos son:

  • Sentimientos de vacío y fracaso
  • Baja autoestima
  • Sensación de impotencia
  • Dificultad para concentrarse
  • Aumento de conductas adictivas (café, alcohol, fármacos, drogas…)
  • Baja tolerancia a la frustración
  • Comportamientos agresivos

Y algunos de los síntomas físicos son:

  • Agotamiento
  • Ansiedad
  • Insomnio
  • Cefaleas
  • Taquicardias
  • Alteraciones gastrointestinales

Como vemos, no es cosa de broma. Para una mayor facilidad de diagnóstico se han delimitado unos estadios de evolución de este síndrome, veamos la evolución del proceso:

  • Leve: empiezan algunos síntomas físicos, como las cefaleas, lumbalgias, etc. Puede confundirse con el estrés habitual.
  • Moderada: aparece el insomnio y el déficit de atención ante la tarea. Generalmente en esta fase la persona empieza a auto medicarse.
  • Grave: la persona empieza a sentir rechazo hacia su trabajo, empiezan los periodos de absentismo y la agresividad. Empieza el abuso de substancias como el café, el alcohol, fármacos…
  • Extrema: la persona se encuentra en un estado de crisis, donde el aislamiento social es claro y aumenta el riesgo de padecer depresión, entre otros trastornos asociados.

Es más que evidente que no hay que dejar evolucionar este síndrome, hay que buscar ayuda de un profesional a tiempo, ya que las consecuencias pueden ser muy graves, llegando a desarrollar trastornos e incluso conductas suicidas.

¿Qué podemos hacer ante este síndrome? Veamos algunas claves:

  • Para poder rendir y cuidar de los demás, antes tienes que cuidar de ti. Conocerte y ver las señales a tiempo, ayudaran a solventar estas situaciones.
  • Intenta (aunque a veces es muy complicado) respetar unos horarios normales y adecuados de descanso, alimentación, etc. Esto produce equilibrio emocional y físico.
  • Cuando sientas que los niveles de estrés y de tensión están creciendo, hay que intentar (si es posible) hacer una pequeña pausa, para respirar, relajarse y así poder continuar sin acumular malestar.
  • Es importante saber decir “no” o aprender a delegar cuando intentamos hacer más tareas de las que realmente podemos realizar. Tenemos que conocer nuestros límites.
  • Hay que intentar ser positivo, favorecer un clima laboral adecuado y no dar vueltas una y otra vez a lo negativo de tu trabajo. Seguro que alguna cosa buena tiene.
  • Establece límites entre tu vida profesional y tu vida personal. Eso te permitirá cuidar tu entorno personal (familia, amigos, etc) y no extrapolaras el malestar del trabajo a otro ámbito de tu vida.
  • Haz deporte. Un estudio de la Universidad de Tel Aviv en Israel, publicado en  el Journal of Applied Psychoogy, demostró que las personas que realizaban deporte 4 horas a la semana, tenían menos posibilidades de padecer los síntomas del desgaste profesional. La liberación de endorfinas, producto del ejercicio, ayuda a disminuir los niveles de estrés.

Y por último, solo me queda recordar, que no dudes en pedir ayuda de un profesional si ves que no puedes solventar la situación por ti mismo.

burnout2

Anuncios
Etiquetado , ,

2 pensamientos en “El Síndrome de Burnout

  1. Lourdes dice:

    Muy intersante artículo, estoy convecida que mucha gente padece este síndrome y como bien apuntas, al ser difícil de identificar por las personas se vuelve complicado que tomen medidas para slair de él.
    Un saludo

    • ANONIMO dice:

      Fui una de las personas que sufrió dicho síndrome en tan poco tiempo, producto del exceso laboral, impotencia ante respuestas ineficaces de problemas ya hablados, conducta de una persona tóxica. Asimismo, tantas responsabilidades ante una persona como yo responsable, era inevitable que no podía dejar. Y enm el aumento de trabajo sin tener una mano amiga que me ayudara en algunos temas. Para mí fue muy difícil salir. Hoy estoy más tranquila, porque me tomé unos días de descanso para pensar y meditar en mi día a día pues me estaba enfermando y mis superiores, estaban inconformes ante mi trabajo. Eso aun más comenzó a frustrarme más. En mi proceso de descanso me di cuenta que estaba descuidado muchas áreas de mi vida y perdía el control de mis situaciones personales”siempre hablaba del trabajo”. Hasta que Gracias a Dios sabiamente hablé con mi superior para mejorar la situación y he optado por regular más mis horarios de trabajo y hacer actividades extracurriculares. Aun me siento más saludable y productiva. Sin lugar a dudas por otras experiencias vividas, hay que ser responsables en su horario de trabajo y saber decir NO, Cuando hay que hacerlo. Esta experiencia me enseñó que cuando entregamos en exceso, al final el resultado no es bueno ni económico, ni afectivo. Se pierde mucho teniendo una balanza para un lado. Hoy me siento más clara con lo que quiero y busco, sin permitir que otros decidan por mí. Y dar hasta donde pueda, al final las empresas “ni te agradecen y guardan rencor”—- saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s