La infidelidad

La RAE (Real Academia Española) define la fidelidad como:

Fidelidad.

(Del lat. fidelĭtas, -ātis).

1. f. Lealtad, observancia de la fe que alguien debe a otra persona.

El concepto de fidelidad y monogamia, apareció muy unido al concepto de matrimonio, el cual fue instaurado por las sociedades, las culturas y la religión. Este concepto va ligado a la exclusividad, pero no sucede lo mismo en otros ámbitos, como en la amistad, donde puedes ser fiel a un amigo pero eso no te impide tener muchos más, o en tus ideas, donde puedes ser fiel a un ideal o una opinión y eso no te impide cambiarla o tener más de una.

Las estadísticas dicen que el 90% de las parejas instauran como regla infranqueable en su relación la fidelidad, pero en la práctica, las estadísticas nos dicen que el 50% de la población es infiel. ¿Qué sucede? ¿Es cierto entonces, eso de que el ser humano es infiel por naturaleza?

Lo primero que hay que entender es que el deseo y el amor no son lo mismo. Y lo segundo, que estos dos conceptos los provocan hormonas en nuestro cerebro.

Las tres fases neurobiológicas del amor son las siguientes:

1. La lujuria o atracción sexual: Es el deseo sexual que se siente hacia la persona que te gusta. Esta controlado por la testosterona y los estrógenos. Es cuando te empieza a gustar una persona y sólo piensas en ella, pero más en índole sexual.

2. El enamoramiento o amor romántico: Con el tiempo, ese deseo evoluciona y pasa a ser lo que nuestras madres dirían “tienes mariposas en el estómago”. Es cuando no puedes pensar en nada ni en nadie más, se pierde el apetito, el sueño ya que el cerebro prescinde de parte de este para dedicar más tiempo a pensar en esa persona, etc. Esta fase esta controlada por las sustancias neurotransmisoras “monoaminas” como la dopamina, la norepinefrina y la serotonina, entre otras.

3. Apego o lazo afectivo profundo: Pasado un tiempo prudencial, toda esta bomba química se estabiliza, y toman parte la oxitocina (hormona encargada de la cimentación de lazos emocionales) y la vasopresiona (también importante para los compromisos duraderos en el tiempo). Es cuando la “pasión” se estabiliza, cuando a pesar de ver todos los defectos de la otra persona (que antes no podías ver claramente por todas esas hormonas) sigues queriéndola y empezáis a crear un futuro juntos.

Todo esto suele durar aproximadamente 2 años (en función de la persona variará ligeramente) y se puede o no, llegar a la tercera fase.

Pero, ¿qué sucede cuando ya llevas mucho tiempo en la tercera fase? Pues que el deseo hacia otras personas puede aparecer, porque es un proceso químico, y eso no tiene por qué significar que dejas de querer a la otra persona.

Lo que los neuropsicólogos llaman el código genético del amor, es que hay una serie de decodificadores genéticos que marcarían las fases iniciales del amor, provocados por el imperativo genético de conservación de la especie, la cual obliga a procrear lo máximo posible con el mayor número de parejas para así asegurarse de esa procreación. Es por eso que se dispararían las sustancias químicas de las primeras fases aunque estemos en la tercera.

De aquí saldría eso de “el ser humano es infiel por naturaleza”. ¡Pero cuidado! Es cierto que no debemos olvidar que somos seres biológicos, pero el ser humano se diferencia del animal en que posee raciocinio, que es el que nos permite tener voluntad y tomar decisiones. Así que escudarse en lo anterior para justificar una infidelidad no vale. Como bien decía Walter Riso “la fidelidad es un acto de voluntad, no de corazón”.

Anuncios
Etiquetado , , , ,

2 pensamientos en “La infidelidad

  1. Lilo dice:

    Que interesante saber como funciona la pasión y el amor neurológicamente. La infidelidad es todo un acto de voluntad, hay personas que pueden controlar más sus emociones que otras, por eso hay algunas que tienden a ser infieles y otras que saber reprimir mejor ese efecto neuronal. En la primera y segunda fase no es difícil, pero la tercera fase es la más peligrosa en ese aspecto. Y porqué no tomar conciencia de que todo está guiado por nuestro cerebro para ayudarnos a ser fieles, puesto que en nuestra sociedad la fidelidad es algo tan valioso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s